¿Quiénes Somos?

VISIÓN GLOBAL BETANIA

VISIÓN DIVINA PARA LAS IGLESIAS DEL SIGLO XXI
“Donde no hay Visión, el pueblo perece.” Proverbios 29:18
La visión no es acerca de nosotros, es acerca de Dios y de Sus Propósitos.

 

LA VISIÓN INICIAL (HACIA LOS AÑOS ´90)

Es muy importante a estas alturas poder tener una visión clara de lo que Dios quiere con nuestra vida, con nuestra iglesia local y por extensión con las iglesias que formamos esta preciosa red de Betania, para sentirnos motivados e ilusionados y así poder cumplir el propósito corporativo de Dios en nuestra generación.

A principios de los noventa, en la fundación de Betania, Dios nos movió a buscarle intensamente en oración y ayunos durante 50 días y este espíritu se prolongó durante tres años ininterrumpidamente, estos fueron los cimientos de este movimiento, de ahí surgieron los ejes de la Visión que el Señor nos mostraría. “El Espíritu Santo nos habló muy claramente a través de los primeros capítulos de Hechos. Dios nos mostró que la iglesia de los últimos tiempos sería como la iglesia del principio, una iglesia desatada y llena del Espíritu Santo en medio de una oleada de iniquidad y confusión mundial sin precedentes. El Señor nos habló de una iglesia fructífera y ganadora de almas como al principio, aun en medio de estos tiempos peligrosos, si seguíamos su plan de volver al espíritu del principio.” (Hechos 2:42-47)

 

LOS ÚLTIMOS TIEMPOS Y EL GRAN IMPULSO FINAL

Creemos que esta es la iglesia de los últimos tiempos (la Iglesia del siglo XXI). Estamos viviendo tiempos difíciles y peligrosos, pero en medio de esta enorme crisis moral, sociopolítica y espiritual, Dios va a hacer grandes cosas, muy especialmente en el mundo occidental y también en el mundo islámico. En estos tiempos se está produciendo una violenta confrontación entre la luz y las tinieblas como nunca antes (a excepción de la que se produjo con la muerte de Cristo en la cruz del Calvario).

Aun entre nosotros (el pueblo de Dios) vamos a ver levantarse a muchos falsos profetas y apóstoles, que engañarán fácilmente a los incautos, pero la revelación del Espíritu para los siervos fieles será clara e inapelable.Solamente una Visión clara de parte de Dios nos ayudará a mantener el rumbo correcto y a discernir lo verdadero de lo falso.

 

«CORONA DE GLORIA” UNA VISIÓN GLOBAL»

Otro aspecto importante de la Visión que el Señor nos mostró fue una preciosa corona real sobre el mapa de España. De esta manera nació el proyecto de plantación de iglesias “Corona de Gloria” (Isaías 62:3). Visión y proyecto que está teniendo su cumplimiento en todos estos años (1990-2013) , hasta el momento con la apertura de nuevas iglesias y la integración de otras iglesias asociadas a este ministerio (más de treinta y cinco iglesias actualmente). La Visión Global es establecer una red de iglesias de nueva generación por toda la Península Ibérica, las Islas Baleares y las Canarias. Este término “nueva generación” tiene que ver no tanto con el tiempo de existencia, sino con una mentalidad renovada en relación a nuestra Identidad, Visión y Misión (Ver documento, Forum Pastoral 2010).

 

DISTINTIVOS DE LAS IGLESIAS DE NUEVA GENERACIÓN

Uno de los distintivos que caracterizan a las iglesias de nueva generación es la reproducción del ambiente de las iglesias del principio (Hechos 2:46; 5:42); es decir que deben ser “iglesias de puertas abiertas”, donde la hospitalidad y la proximidad de los creyentes van creando una red de apoyo espiritual y social por amor al prójimo.

  1. El amor fraterno como estilo de vida,
  2. el evangelismo creativo en diversas formas para alcanzar a un mundo cada vez más cambiante y descreído
  3. y un discipulado dinámico (didáctico y relacional) que pueda encarnar los valores del Reino de Dios. Estos tres ejes son claves para “rescatar” el espíritu de la primera iglesia y para conseguir el efecto IMÁN hacia la “gente de afuera”. Otra de las características a imitar de la iglesia primitiva es el fuerte compromiso social con la gente necesitada “repartían a todos según la necesidad de cada uno”. También la santidad bien entendida y el guardarse de la contaminaciones del mundo, atraerá la Presencia de Dios y glorificará a Cristo Jesús. Y una última característica que traigo a vuestra consideración es la de cultivar un espíritu transparente en las relaciones interpersonales y profesarnos lealtad mutua creando así un ambiente de confianza entre todos nosotros, pero siempre con un gran respeto. Esto nos hará ser de “un corazón y un alma” (Hechos 4:1). Esta clase de unidad no es impositiva, es una unidad de pacto, de comunidad responsable y de buena voluntad, es unidad “nacida del Espíritu”. La práctica de estas cosas producirá unidad, fuerza y autoridad. Todo esto es parte de la visión global, que en definitiva es un volver a los patrones originales de la Palabra de Dios.

 

LA RAZÓN DE SER DE UNA VISIÓN (PERSONAL Y CORPORATIVA)

La Visión es tanto personal como corporativa. En cada caso la Visión siempre le fue dada a un individuo quien era responsable de que se cumpliera, y el individuo la transfirió a un grupo de personas. Véase el caso de Nehemías, el fue poseído por una Visión para reconstruir los muros de Jerusalén y restaurar la Ciudad de Dios y esta Visión poco más tarde fue “transferida” a un grupo de personas que se implicaron en el proyecto (lo hicieron suyo) y “entre todos” lo convirtieron en realidad. (Nehemías 2-3).

Si tú y yo somos parte de la misma Visión corporativa, entonces yo necesito tu visión y tú necesitas la mía, por lo tanto debemos de permanecer unidos y trabajar juntos.

Pero ante todo hay que tener muy presente, que nadie es dueño de ninguna Visión.

 

CIELOS ABIERTOS Y VISIONES DE DIOS REVOLUCIONARIAS

Pedro vio el cielo abierto y vio descender algo semejante a un gran lienzo con animales considerados típicamente inmundos y una voz que le decía “Levántate, Pedro mata y come” (Hechos 10: 9-19). Esto era algo que violentaba su conciencia pero, la Visión que estaba teniendo, tenía una trascendencia colosal, mucho más de lo que él se pudiera imaginar. Dios le estaba mostrando la Universalización de la Salvación, él tenía que “romper sus propios límites” para entrar en la Visión de Dios para su vida y ministerio. Esta Visión estaba conectada a alguien ajeno a sus planes como era Cornelio, el centurión romano (un gentil y un invasor). Dios tuvo que “pulverizar” los prejuicios de Pedro, aunque estoy seguro que esto le costaría superar una crisis de conceptos religiosos y humanos muy importantes para él. De la misma manera el Señor quiere llevarnos más lejos de lo que imaginamos y para ello, nosotros también tendremos que superar ciertos prejuicios religiosos que hemos heredado (hay conceptos buenos, pero otros están caducados y nos impiden avanzar hacia nuestro propósito, incluso impiden nuestro desarrollo personal).

Hay otros mundos, gentes aparentemente inaccesibles (Cornelios) que necesitan que alguien entre en su mundo y sepa persuadirles con el Evangelio de Jesús sabiamente. Las iglesias de nueva generación tienen que ser valientes y atreverse a romper sus “topes” siendo audaces e imaginativas…

Finalmente decir que toda Visión por muy impresionante o fascinante que sea, siempre viene a desembocar en el gran sueño de Dios, que es la Salvación de las almas perdidas.